Menu
4 mayo, 2020 Tania

¿Qué son las palabras clave?

No todo el mundo sabe qué son las palabras clave aunque la gran mayoría de nosotros las utilizamos todos los días. Cuando hablamos de SEO no podemos evitar referirnos a ellas, especialmente por su nombre en inglés: keywords. Lo que hace que a veces ignoremos que no todo el mundo está familiarizado con el concepto, en especial aquellos que acaban de empezar a interesarse por mejorar el posicionamiento orgánico de su web.

Para explicarlo de una forma muy sencilla, las palabras clave son los términos por los que se busca algo en internet. Por ejemplo, si quieres contratar los servicios de un experto en SEO puedes teclear alguna de estas palabras o frases en el buscador de Google: “SEO” “experto SEO”, “servicio SEO”, “contratar a un experto SEO”, “cuánto cuesta un servicio SEO”. Todas y cada una de ellas son palabras clave, aunque si eres perspicaz ya te habrás dado cuenta de que tienen algunas características diferentes; pero no nos adelantemos.

Ya sabes qué son las palabras clave pero quizá ahora te preguntes por qué te interesa conocerlas más a fondo. Precisamente porque son la base de cualquier estrategia de posicionamiento SEO. Si tienes una web y quieres que esta aparezca en los primeros puestos de Google el trabajo principal pasa por asignar una -o varias- palabras clave a cada una de las urls de tu dominio e intentar que aparezca en los primeros puestos cuando el usuario la busque.

¿Recuerdas que antes dije que había diferentes tipos de palabras clave? Utilizar cada una de ellas tendrá diferentes efectos en tu estrategia. Los SEOs pueden ayudarte a escoger las mejores keywords para ti pero es importante que conozcas sus tipos y cómo se utilizan para comprobar que se alineen con tu idea de negocio. ¡Vamos a ello!

Ejemplos de palabras clave

La mejor forma de comprender cómo funcionan y se clasifican las palabras clave es con varios ejemplos. En mi opinión podemos distinguir cuatro grandes formas de clasificar las keywords:

  1. Según su extensión.
  2. De acuerdo a la intención de búsqueda.
  3. Según su estacionalidad.
  4. En función de si son principales o de apoyo.

Estas no son exclusivas, es decir, según los rasgos de una misma palabra en los que nos fijemos entrará en una clasificación u otra. Esto quiere decir que la keyword “comprar helado” puede ser a la vez middle tail, transaccional, estacional y principal.

A continuación vamos a ver ejemplos de los tipos de todas las clasificaciones, para que sea más comprensible utilizaremos en todo momento palabras clave que podrían utilizarse en una tienda de moda.

Según su extensión

Este concepto es fácil de comprender, cómo ya te habrás dado cuenta, aunque la llamemos “palabra clave” la keyword puede estar formada por más de un término. De acuerdo a su extensión tenemos tres tipos de palabras clave:

  1. Head keywords o genéricas: Una única palabra que suele tener un alto volumen de búsquedas. Por ejemplo: “vestido”.
  2. Middle tail: Compuesta por dos o tres palabras y con un buen volumen de búsquedas mensuales. Son una buena opción cuando tenemos subcategorías. Por ejemplo: “vestidos de fiesta”.
  3. Long tail: Cuentan con menos búsquedas y competencia pero al ser más largas y precisas nos permiten acercarnos más a lo que quiere el usuario. Se utilizan sobre todo en contenidos y para productos. Ejemplo: “vestido de fiesta rojo”.

De acuerdo a la intención de búsqueda

En esta clasificación es donde tenemos más variaciones. Se basa en intentar posicionar una url adelantándose a la intención del usuario cuándo nos busque. Tenemos cinco tipos:

  1. Informativas: Se corresponden con una duda concreta del usuario. Generalmente vienen acompañadas de alguna de las 5W (qué, quién, cuándo, dónde o por qué). Por ejemplo: “que es un vestido midi”.
  2. Transaccionales: El usuario tiene claro lo que quiere y busca en Google dónde conseguirlo. Generalmente se relaciona con “comprar” pero no tiene por qué. Por ejemplo “comprar vestido de fiesta”.
  3. Navegacionales: Por comodidad, el usuario busca ya un sitio web concreto. Por ejemplo “vestidos zara”.
  4. Geolocalización: El usuario quiere desplazarse hasta la tienda o local en persona. Por ejemplo “tienda de ropa asturias”.
  5. De marca: Se busca información sobre una marca. Por ejemplo: “coleccion zara primavera verano 2020”.

Según su estacionalidad

Conocer esta clasificación es especialmente importante si trabajas un negocio que tenga picos de rendimiento en fechas concretas, como una agencia de viajes por ejemplo. En este caso tan solo distinguimos dos tipos:

  1. Estacionales: Palabras cuya tendencia de búsqueda tiene variaciones durante el año. Por ejemplo “vestido de verano”.
  2. No estacionales: Palabras cuya tendencia es constante durante todo el año. Por ejemplo “vestido negro”.

En función de si son principales o de apoyo

Todas las urls llevan una palabra clave principal que es la que estamos trabajando en su texto, title y metadescripción y por la que buscamos posicionar. Esta puede ir a su vez acompañada por las palabras clave de apoyo que son sinónimos o términos relacionados que dan consistencia al texto y nos permiten evitar una saturación de la keyword principal. Le aportan fuerza y amplían el rango de resultados en los que aparece la url.

¿Transaccional o no transaccional?

En cualquier estrategia de SEO, especialmente si trabajamos con un ecommerce, es importante utilizar palabras transaccionales. Si logramos posicionar una url por una de estas palabras tendremos muchas más posibilidades de que el usuario realice una conversión.

Hay que destacar que la conversión no es solo conseguir una venta sino que lograr cualquiera de los objetivos que nos planteemos. Por ejemplo, una reserva si hablamos de la web de un restaurante o un suscriptor a nuestra red de noticias para un medio de comunicación o blog.

Lo ideal es combinar tanto palabras transaccionales como no transaccionales. Es importante tener en cuenta además que aunque una palabra transaccional se relacione con las ventas es necesario que lo que ofrecemos en la url dé realmente respuesta a las necesidades del usuario.

Long Tail

Las palabras clave long tail son imprescindibles en cualquier estrategia. Quizá tengan un menor volumen de búsquedas mensual pero responden mucho mejor a la intención y necesidades de los usuarios.

Desde mi punto de vista, una de las mejores formas de trabajar estos conceptos es dentro de una estrategia de content marketing. De esta forma puedes abarcar keywords más generales en categorías y subcategorías, medium tail en subcategorías y productos y perfilar aún más tu estrategia con long tails para el content.

Del mismo modo, en el caso de ecommerce con una gran cantidad de productos también recomiendo el uso del long tails para evitar canibalizaciones (dos urls propias compitiendo en resultados por una misma palabra clave) y definir de una forma más exacta cada producto.

Palabras clave negativas

Para acabar la explicación de qué son las palabras clave no podríamos dejar de lado lo que se conoce como “palabras clave negativas”. Este concepto sobre todo lo veremos cuando trabajamos campañas de SEM como Google Ads.

Cuando se configura una campaña de Google Ads escogemos las palabras por las que queremos que se muestren nuestros anuncios pero a la par también podemos escoger aquellas por las que queremos que no aparezcan bajo ningún concepto, son lo que se conocen como palabras clave negativas.

Capitán SEO

Las palabras claves son la base de cualquier estrategia de posicionamiento. Un profesional del SEO es el apoyo perfecto para guiarte descubrir cuáles son las mejores keywords para tu negocio online. En Capitán SEO contamos con las mejores herramientas del mercado para diseñar la mejor estrategia. ¡Descubre cómo podemos ayudarte!