Alternativa a la Lista Robinson

La Lista Robinson es la principal herramienta con la que contamos los usuarios para librarnos de la publicidad no deseada pero, lamentablemente, no siempre es efectiva. ¿A ti también te ha pasado? Te has inscrito en este listado de exclusión de publicidad y los contactos se han reducido pero todavía se cuela alguna molesta llamada spamer de vez en cuando. Calma, existe alguna alternativa a la Lista Robinson; en este artículo voy a darte varias, incluyendo la opción más drástica cuando ninguna funciona: recurrir a la Agencia Española de Protección de datos (en adelante AEPD).

Pero antes y para ponernos en contexto, vamos a afianzar algunos conceptos básicos sobre qué es y la efectividad de la Lista Robinson.

¿Qué es la lista Robinson?

Se trata de un listado gratuito y a disposición de todos los ciudadanos en el que podemos apuntarnos para evitar la publicidad no deseada.

Su funcionamiento es muy sencillo: Simplemente hay que darse de alta proporcionando unos datos básicos (nombre, correo electrónico y DNI) y una vez que tengamos acceso a nuestra cuenta podemos introducir todos los números de teléfono, direcciones postales y correos electrónicos en los que no queremos recibir publicidad no deseada.

Para inscribirse hace falta ser mayor de edad pero los padres y/o tutores pueden inscribir a cualquier menor a su cargo para protegerles del spam.

El principal hándicap de este servicio para librarnos de la publicidad no deseada

Las empresas tienen la obligación legal de consultar este listado antes de mandarnos publicidad a no ser -este es el gran pero de la Lista Robinson- les hayamos dado nuestro consentimiento explícito para ponerse en contacto con nosotros.

Traducido: Esto significa que si has tenido un relación comercial con una empresa o, muy típico, le has dado permiso para ponerse en contacto contigo participando en alguna promoción o sorteo, la Lista Robinson no va a poder protegerte.

Por ejemplo, el caso de las compañías telefónicas (las reinas de los “jodesiestas”): Si durante un tiempo estuviste en la compañía 1, llamémosla ROJA, para después pasarte a la compañía 2, llamémosla AZUL, por mucho que te hayas apuntado a este listado antispamers ROJA podrá seguir llamándote tantas veces como quiera porque ya les diste tu consentimiento cuando contrastaste sus servicios. AZUL, por cierto, también puede llamarte tantas veces como quiera porque también firmaste tu consentimiento cuando cambiaste de compañía.

Otro ejemplo, imagina que vas por la calle y te encuentras con el típico puesto en el que regalan cositas o te proponen participar de forma totalmente gratis en el sorteo de una Playstation 5. Pero, espera, que para poder llevarte el regalo o tener oportunidad de ganar esa fantástica consola tienes que rellenar un pequeño formulario con tus datos… Listo, ya tienen permiso para ponerse en contacto contigo.

Diferentes alternativas a la Lista Robinson

La Lista Robinson es efectiva y por experiencia puedo decirte que los contactos no deseados se reducen muchísimo. Sin embargo, como he explicado en el punto anterior, no siempre funciona. Por eso, te voy a proponer algunas alternativas de menos a más complejas:

1. Evita dar tu consentimiento:

La opción más sencilla y la más complicada a la vez. Si no das tu consentimiento no te podrán enviar publicidad pero, seamos realistas, todas las semanas estamos regalándolo. Aunque OJO, la ley dice que todo consentimiento deben darse mediante un acto afirmativo claro que muestre nuestra voluntad de aceptar el tratamiento de nuestros datos personales. Quédate con eso, que te servirá para tácticas que te voy a explicar más adelante.

2. Utiliza las fórmulas proporcionadas por las propias empresas:

Algunas empresas dan la opción de rechazar el uso de tus datos con fines publicitarios a la hora de contratar sus servicios o al darte de alta en su plataforma, por ejemplo. Del mismo modo, en sus SMS, mails, etc; deberían de explicarte cuál es la opción para indicarles que no quieres recibir esas comunicaciones.

3. Retira tu consentimiento:

Aunque hayas dado tu consentimiento a una empresa para enviarte publicidad estás en tu derecho de retirarlo cuando quieras. Este procedimiento -en teoría- debería de ser tan sencillo como hacer una llamada de teléfono o dirigirte a los servicios de atención al cliente.

Lo más habitual es que en el mismo documento o comunicación en la que prestaste tu conformidad se explique qué puedes hacer para revocarlo. Sin embargo, esto no siempre es así. Si es tu caso, puedes solicitar información al responsable que esté tratando tus datos con fines publicitarios o localizar la información que ofrezca en su web sobre protección de datos.

4. Ejerce tu derecho de oposición

Si no deseas que tus datos se traten para fines publicitarios puedes ejercer tu derecho a la oposición frente a la persona responsable de ese tratamiento, independientemente de que hayas dado tu consentimiento o estos se hayan recabado utilizando cualquier otra táctica.

Para ejercer tu derecho a la oposición tienes que ponerte en contacto con el responsable de tratar tus datos personales y comunicarle de forma clara y por escrito que no quieres que se utilicen tus datos para fines publicitarios, el canal o canales a través de los que estás recibiendo la publicidad y los datos que no desean que se traten (si te están llamando, por ejemplo, puedes decir que no quieres que se use tu número de teléfono).

5. Ejerce tu derecho a la supresión

Si además de evitar que utilicen tus datos con fines publicitarios quieres la empresa en cuestión deje de tenerlos has de ejercer tu derecho a la supresión.

Aunque mucho cuidado, si eres cliente de la empresa que te envía publicidad no es recomendable que ejerzas tu derecho a la supresión. Lo más adecuado es ejercer tu derecho a la oposición o retires el consentimiento prestado para que traten tus datos con fines comerciales.

6. Desaparece de las guías telefónicas

Tienes derecho a no aparecer en listados telefónicos (tanto de las versiones en papel como online). Para ello, debes dirigirte a la operadora a la que has contratado tu servicio telefónico y comunicarle que no deseas que tus datos no sean publicados en las guías de personas abonadas.

¿Sabías que puedes pedir ayuda a AUTOCONTROL?

La Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial (AUTOCONTROL) ofrece un servicio de mediación voluntaria desde 2018 que sirve para obtener una respuesta más rápida en las reclamaciones relacionadas con el tratamiento de nuestros datos personales.

Las personas que hayan presentado una reclamación antes las compañías adheridas al sistema de mediación voluntaria pueden recurrir a AUTOCONTROL para que medie por ellos.

Estas son algunas de las empresas adheridas a este sistema de mediación voluntaria:

  1. Telefónica/Movistar/Tuenti/O2
  2. Orange/Jazztel/Simyo/Amena
  3. Yoigo/Másmóvil/Pepephone/Happy móvil/Llamaya/Lebara
  4. Vodafone/ONO

La alternativa drástica a la Lista Robinson: Acudir a la AEPD

Si después de poner en práctica todas las soluciones que te he explicado para librarte de la publicidad no deseada puedes recurrir a la alternativa a la Lista Robinson más drástica, presentar una reclamación a la AEPD.

Para optar por esta alternativa a la Lista Robinson tendrás presentar la siguiente documentación:

  1. Si estás recibiendo publicidad no deseada de una empresa de la que no has sido cliente al menos dos meses después de tu inscripción en la Lista Robinson, deberás aportar una prueba de la fecha en la que te inscribiste en esta lista.
  2. Si contrataste un servicio y manifestaste que no querías que se tratasen tus datos con fines publicitarios, deberás aportar una copia del contrato o de la documentación en la que pueda verse esa negativa.
  3. Si ejerciste tu derecho de oposición o de supresión o retirarse tu consentimiento y sigues recibiendo publicidad un mes después, deberás aportar alguno de estos documentos: la respuesta de la persona responsable de tramitar tu solicitud, una copia de tu solicitud sellada por este, un acuse de recibo o certificado del servicio de mensajería que hayas utilizado o cualquier otra prueba de que la persona ha recibido tu solicitud.
  4. Cuando la fórmula para oponerte sea el envío de un SMS o hacer una llamada telefónica, deberás de incluir imágenes en las que se muestre el mensaje o la llamada con la fecha y hora.
  5. Si escogiste mandar un correo electrónico para oponerte, deberás incluir una copia impresa, documentación que acredite que la empresa lo ha recibidos, las cabeceras asociadas a ese mail y la copia de la respuesta.

Recuerda que contactar con la AEDP es la última alternativa a la Lista Robinson, cuando el resto han fallado, y que para que tu reclamación sea efectiva tienes que demostrar que has intentado el resto de opciones.

Capitán SEO

Hay muchas formas de hacer publicidad y reforzar tu imagen de marca sin recurrir al “acoso y derribo”. Cada vez más usuarios recurren a la Lista Robinson y a sus alternativas para intentar combatir la publicidad no deseada. Esto es una clara muestra de que es necesario repensar las tácticas publicitarias tradicionales.

En Capitán SEO podemos ayudarte, cuenta con nuestro apoyo para trabajar una estrategia de marketing que realmente conquiste a tus usuarios. Podemos ayudarte planteando campañas de Google Ads efectivas, creado contenidos inbound que conecten con tus clientes o planeando estrategias de redes sociales que te ayuden a lograr el engagement que buscas.

Contacta con nosotros sin compromiso y descubre qué podemos hacer por ti. ¿Hablamos?

×

Whatsapp de Capitán SEO

× ¿Cómo puedo ayudarte?